Es un hecho que el contenido audiovisual ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años. Según un informe de Cisco, el 80% del tráfico global de internet proviene de videos.

social video marketing

Por ello, el uso de este tipo de material dentro de una estrategia de marketing digital es un gran acierto. A esta técnica se la denomina Social Video Marketing, cuyo objetivo es claro: poder crear vínculos directos con los consumidores y conseguir de esta manera su interacción con nuestra marca.

El social video es diseñado para poder ser difundido a través de las redes sociales. Por ello, es necesario crear materiales compatibles con cada red social y optimizarlo como si de cualquier otro contenido se tratase.

Todo esto supone una inversión de tiempo y esfuerzo muy elevada pero que se verá recompensada y, por lo tanto, merece la pena.

Pasos a seguir para desarrollar una estrategia de video marketing

El marketing no es una ciencia exacta. Es por ello que se pueden encontrar innumerables opiniones sobre cómo llevar a cabo una campaña de Social Video Marketing. Para nosotros, éstos son los mejores pasos a seguir.

Definición de objetivos

Como en cualquier campaña de marketing, debemos definir nuestros objetivos. Para ello, deberemos de ser capaces a responder a preguntas como ¿Cuál es nuestro propósito? ó ¿Qué queremos conseguir con esta nueva acción?

Este paso es clave para saber qué clase de videos debemos de crear y qué emociones debemos transmitir para que nuestro trabajo tenga éxito.

A mayor número de estímulos emocionales generados en el público, mayores probabilidades de ser compartido tendrá nuestro video.

Estudio del público objetivo

Tenemos que definir el perfil de nuestro público objetivo. Así, podremos conocer sus gustos y necesidades y en consecuencia, crear material más acorde a ellos.

Es evidente que cuanto más conozcamos a nuestro público objetivo, más fácil nos resultará encontrar la mejor manera para conectar con ellos.

Elección de plataforma

Según lo que hayamos definido en los objetivos, podremos elegir fomentar la participación de nuestros seguidores en la red social en la que tengamos mayor presencia o, por el contrario, fomentar y enriquecer otra con menor número de seguidores.

Una vez hayamos elegido dónde vamos a publicar nuestros videos, tendremos que tener en cuenta las características de cada red social.

Pasos adicionales

Además, una buena estrategia sería estudiar a la competencia. Qué hacen en sus redes sociales, cómo lo hacen, qué estrategias siguen, etc. Podemos aprender tanto de sus aciertos como de sus errores y así, evitar caer en ellos.

La información sobre las tendencias de búsqueda y comportamiento de nuestro público objetivo podemos encontrarla en herramientas del estilo a Google Trends o Google Adwords.

Al fin y al cabo, no hay ninguna ciencia cierta en toda la información que podamos recabar, así que lo mejor será poner a prueba todo nuestro contenido. Para ello, podemos crear videos con diferentes mensajes y compartirlos para estudiar, durante un pequeño periodo de tiempo, qué es lo que mejor funciona en cada red social o en todas ellas en su conjunto.

Cómo ha de ser nuestro social video

Como mencionamos anteriormente, los videos han de ser creados y optimizados para cada red social. Es decir, tendremos que tener en cuenta las características concretas de cada una de ellas. Esto funciona exactamente igual a cualquier otra publicación que hagamos.

Twitter, Facebook e Instagram

Para Twitter, Facebook e Instagram, la duración del video no debe de sobrepasar el minuto. Lo ideal serían videos de entre 6 segundos y 2 minutos. Esto se debe a dos circunstancias, principalmente.

Por un lado, las restricciones propias de las redes sociales (Instagram limita la duración a 60 segundos y Twitter a 2 minutos y 20 segundos) y por otro lado, al modo de uso de las redes sociales.

Por norma general, los usuarios de estas 3 plataformas tienden a acceder a través de su teléfono móvil, por lo que cuanto más inmediato sea, mayor éxito tendrá.

YouTube y Vimeo

Para otros canales, como YouTube o Vimeo, los videos pueden tener una duración más larga, aunque no deberían de sobrepasar de los 10 ó 15 minutos.

Recomendaciones generales de edición de video para YouTube o Vimeo

Duración

Cuanto más corto, mejor. Pero, ¡OJO! Deberá de tener el largo suficiente como para poder transmitir con claridad el mensaje que nos hemos propuesto difundir.

Entretenido

El video ha de ser entretenido para poder captar la atención de la persona que lo está viendo. Esto no exime de poder añadir factores emocionales para enganchar aun más a los usuarios.

Aprovecha el tiempo

Cada segundo cuenta y es que los 10 primeros segundos son los claves para que los usuarios sigan viendo el video o lo cierren inmediatamente.

Tipos de videos para redes sociales

Las redes sociales se están adaptando a esta nueva tendencia de lo audiovisual. Por ello, en casi todas ellas existe la posibilidad de compartir videos en directo.

Videos en directo

Si sabemos usarlos correctamente podremos sacar mucho partido a esta modalidad, pues tiene varias ventajas y nos ofrece muchas oportunidades de acercarnos aún más a nuestro público objetivo:

✅ Su principal característica es la espontaneidad con la que se retransmiten este tipo de videos.

✅ Si compartimos videos del seno de nuestra empresa, los usuarios nos verán más cercanos y conseguiremos crear un vínculo más estrecho y mucho más emocional.

✅ Para la retransmisión de eventos puede ser clave el uso de videos en directo. Pero, ¡OJO!, sin bombardear con cada paso que demos.

✅ Otra gran ventaja de este tipo de videos, es la realización de concursos y el anuncio de nuevos productos o promociones.

✅ Podemos aprovecharnos de ellos para resolver preguntas frecuentes de nuestros usuarios.

Hay que tener en cuenta, que hay redes sociales especializadas en este tipo de video, como por ejemplo, Snapchat o Periscope.

Webinars

Una variante de los videos en directo y que cada vez está cogiendo más fuerza, son los webinars. Esto son seminarios impartidos online a través de diferentes herramientas específicas para ello.

Es una oportunidad muy buena para poder llegar a un mayor número de personas.

Videos convencionales

Por último, están los videos convencionales que podremos subirlos a casi cualquier canal.

En este caso existen innumerables opciones, como por ejemplo, podemos crear videos con plantillas predefinidas que iremos adaptando según nuestros gustos. O grabarlos directamente y editarlos en nuestro programa de edición de videos preferido.

Alternativa al video: imagen animada en formato GIF

Una opción más divertida y animada que los videos en directo son los GIF. Son imágenes de contenido audiovisual que podemos crear sobre un productos, servicio o cualquier mensaje que queramos transmitir.

El formato de imagen animada GIF tiene varias ventajas:

✅ Gracias a su formato no tendremos problemas a la hora de insertarlo en cualquier red social.

✅ Su tamaño es bastante inferior a los videos convencionales.

✅ Nos permite transmitir cualquier mensaje de forma clara y muy rápida.

En Mglobal Marketing tenemos experiencia en el desarrollo de estrategias de social video marketing para clientes. ¿Necesitas asesoramiento para llevar a cabo una estrategia social con videos o para la edición de videos de tu empresa?