Marketing experiencial

Sin lugar a dudas, el consumidor de hoy en día espera productos, comunicaciones y campañas que despierte sus sentidos y que estimule su mente. Ante la falta de satisfacción de los consumidores con el marketing intrusivo, los expertos de marketing buscan soluciones para conseguir conexiones directas y significativas entre las empresas y los clientes.  Todos los estudios recientes hablan de la profunda hostilidad de los consumidores ante la enorme saturación publicitaria en el contexto actual. Para ello, cada vez son más las empresas que acuden al marketing experiencial o marketing emocional.

Pero y, ¿qué es esto del marketing experiencial? Es un marketing capaz de levantar sentimientos y emociones en los consumidores, ofreciendo antes de la compra y durante el consumo una auténtica vivencia personalizada con un claro objetivo: establecer una conexión directa entre las marcas y los consumidores.

El centro de esta disciplina es claro y concreto: el consumidor.  Siempre tiene en mente el beneficio del mismo.  El mensaje del producto debe aportar una experiencia positiva e inolvidable y desde luego, hay que evitar que suponga una intrusión para el cliente.

La experiencia como beneficio; beneficio como transformación. A la gente le gusta las experiencias positivas, estas, sin duda, son un campo de batallas en cuanto a competitividad se refiera para los negocios. El futuro del marketing pasa pues por experiencias que aporten algo más que el mensaje de marketing, la oferta o la exposición comercial. Una experiencia que no reporte al cliente un beneficio inherente, no lo podemos considerar como marketing emocional para el consumidor.

Muchas empresas dedicadas a la consultoría de marketing, se están especializando  en el desarrollo y ejecución de acciones de marketing experiencial, a sabiendas de la importancia que tiene sobre un cliente el poder experimentar una marca, despertar sentimientos alrededor de los productos.

El mercado actual demanda cada vez más comunicaciones individuales en detrimento del marketing y publicidad de masas. El marketing experiencial sirve de nexo entre el antiguo statu quo de las marcas basado en el marketing de masas y el futuro del marketing. Cualquier agencia de marketing que apuesta por fomentar los sentimientos y experiencias ha de olvidarse de saturar los globos oculares; tiene que llegar al corazón y a la mente y comprender que los modelos tradicionales de control y dominio no son válidos ni efectivos.

La imagen de una marca no puede empezar a llamarse  “lovemark” porque sí, porque las agencias lo digan simple y llanamente. Los consumidores cada vez más exigentes, no aceptan una manipulación unidireccional que tienen las empresas sobre ellos. El trabajo que tienen por delante los expertos en marketing experiencial es garantizar sentimientos y experiencias en todos los puntos de contacto entre el consumidor y la marca: marketing promocional, punto de venta, eventos, marketing de guerrilla, interactivo, viral, marketing móvil y relaciones públicas. Este será el camino de las corporaciones para mantener sus marcas.

Grandes marcas como Coca-cola, que con sus campañas publicitarias intentan cambiar estilos de vida motivando e inspirando a sus consumidores, o Virgin, la gran compañía área con su servicio seat to seat delivery, mediante la cual los pasajeros pueden enviar bebidas a otros pasajeros a través de una red de entretenimiento en vuelo, acompañándolo con un mensaje de texto.

En resumen, cualquier agencia de marketing debe tener en cuenta en sus estrategias publicitarias la experiencia que estas van a suscitar en sus consumidores, cada vez más saturados de una avalancha de espacios publicitarios en todos los medios. El consumidor quiere “palpar”, experimentar con la marca antes de tomar la decisión final de compra, los expertos en marketing debemos ser capaces de progresar y adaptarnos a las necesidades cada vez más exigentes de un mercado sobresaturado.