¿Cuál es la evolución de las aplicaciones móviles?

Hoy en día, con la evolución tecnológica a la que estamos expuestos somos más propensos a tener una gran cantidad de “herramientas” que nos dan la posibilidad de orientar nuestras actividades diarias buscando la máxima eficiencia.

En este sentido, la movilidad que nos permiten las plataformas tecnológicas y la conexión en tiempo real nos ofrece muchas más posibilidades de las que estábamos acostumbrados.

La gran explosión que están sufriendo las aplicaciones móviles de un tiempo hasta ahora nos hace suponer que este gran crecimiento, si no va en coherencia con los usos que la gente puede realizar, acabará dando un resultado negativo de todo el trabajo realizado.

Los Millenials – nacidos entre 1980 y principios del 2000 – y la Generación Z – nacidos después del 2000 – son los mayores consumidores de este tipo de tecnología por una razón tan simple como la que ya mencionamos anteriormente: la movilidad.

En España el índice de uso de Smartphone es el mayor frente al resto de Europa. Éso nos revela que los Smartphone, podríamos decir que están llegando al nivel de ser una extensión de nuestro propio cuerpo, pensando solamente en el uso que se le da y que le damos a esta plataforma realizamos muchas cosas que antes las hacíamos de otra manera. Lo cuál, como con gran parte de las “herramientas”, no es ni bueno ni malo, solamente dependerá del uso que le demos. Incluso hay opiniones que llegan a decir que frente a tantas opciones nos estamos volviendo más vagos.

La evolución de las aplicaciones móviles: una relación dinámica

La realidad es que nuestros hábitos han cambiado y nosotros con ellos. Lo interesante de este cambio es que nos ayude a desarrollarnos y no a quedarnos estancados.

Estos hechos valen para plantearnos cómo podemos planificar el uso y desarrollo de las apps, ya que los consumidores no dudarán en cambiar o eliminar una app de su terminal ante tanta variedad si no les gusta el servicio o la ayuda prestados.

El crecimiento que está sufriendo el mercado de las apps es espectacular en plataformas como Android, iOS o Windows Phone entre otras; en todas ha aumentado el número de descargas respecto del 2013.

Las descargas principales se centran a nivel de usuario; generalmente sus contenidos son de entretenimiento, música, redes sociales, ocio y tiempo libre, compras. Pero el uso que más destaca entre la población de 18-34 años es la Mensajería Instantánea Móvil (MIM).

La utilización de este tipo de mensajería frente al SMS ha crecido de una manera increíble durante el año 2014. Gran parte de los usuarios prefiere comunicarse mediante MIM antes que realizar una llamada por teléfono.

¿Hacia dónde se dirige el mercado de las aplicaciones móviles?

La evolución que está sufriendo el mercado de las apps no sigue una línea continua, ya que el consumidor ha evolucionado de la misma manera que el mercado. Durante los años 2012 y 2013 el número de descargas de aplicaciones era desmedido. El consumidor quería conocer nuevas aplicaciones y usarlas.

Sin embargo, en este momento el público se muestra menos activo a la hora de realizar este tipo de descargas. El usuario se muestra más perezoso a la hora de interactuar con nuevas aplicaciones debido a razones como la propia mejora de las apps o el precio de algunas de ellas.

También es cierto que en el año 2014 los Smartphone y el mercado de las apps aumentó en el segmento de edad entre 40 y 65 años, un segmento que en su mayoría no es muy activo a la hora de descargar nuevas aplicaciones para su terminal.

En esta línea parece que tendría más sentido diseñar aplicaciones móviles enfocadas de un modo todo lo particular que se pueda e intentando no moverse en la generalidad, ya que es más difícil mantener la fidelidad con el público y su uso de las apps. Todavía existen diferentes ámbitos de mercado por explorar en donde veremos cómo se desarrollan las futuras aplicaciones.

Existe un gran mercado en desarrollo de las apps, casi se podría decir que hay un app para cada ámbito de nuestras vidas. Muchas marcas están aprovechando este nicho de mercado para crecer. Sin embargo, esta estrategia debe estar bien planteada, ya que el usuario de telefonía móvil es más consciente del poder que tiene en sus manos.

En este sentido, un buen servicio hacia el usuario final es una atención fundamental, ya que de esa manera se va construyendo una nueva relación que permitirá a la marca y al cliente establecer un canal de comunicación en el que puedan expresar sus necesidades. Ese servicio que se busca dar es determinante a la hora de que un usuario continúe usando o no la aplicación.

Si una marca quiere realizar acciones de este tipo, siempre debe acudir a una agencia de marketing que planteará este tipo de tácticas dentro de un marco global de comunicación para la marca en donde los esfuerzos que se realicen resulten efectivos.

Fuentes