En estos últimos años, la velocidad a la que está evolucionando el marketing online, es abrumadora. Existen muchas herramientas y plataformas que se mejoran continuamente, y otras que van surgiendo adaptándose a las necesidades.

Este ritmo de cambio continuo, obliga a estar siempre atento a la dirección que están tomando los diferentes actores de este proceso. Nos referimos desde las propias plataformas o herramientas hasta el contenido y las estrategias que son usadas hoy en día en el marketing digital.

Pero esta evolución, hay que matizar que se sufre en dos direcciones, por un lado, está el consumidor, el cual ya tiene experiencia y decide sobre lo que le resulta pertinente y del otro lado están las agencias de marketing, las cuales tienen que estar atentas al consumidor para saber cuál será la estrategia adecuada para conseguir la atención de los mismos.

Hoy en día, adquiere mucha importancia el contenido de marca. El consumidor ya está cansado  y saturado de tanta información, gran parte del cual aporta un escaso valor. Por esta razón cobra importancia en el marketing digital el contenido de marca, enfocándolo como una estrategia distinta la cual resulte beneficiosa a ambas partes.

Por otra parte, también hay que destacar el valor del apoyo de la publicidad realizada con el fin de conseguir un mayor alcance. Dada la influencia que han tenido los últimos cambios en los algoritmos, especialmente en Google, se hace muy difícil destacar o simplemente sobresalir entre la gran cantidad de publicidad que existe en estos momentos en internet por lo que el papel del usuario adquiere un valor fundamental. Las personas están cansadas de una publicidad que mata moscas a cañonazos, que no concuerda con sus necesidades. Por razones como ésta, es necesario hilar más fino en la calidad  de los contenidos ya que el contenido exclusivo adquiere un mayor peso.

En relación con lo anterior, se debe tener en cuenta que el contenido necesita estar en la misma línea que el canal por el que se transmite. Es necesario adaptar el mensaje transmitido con el fin de no desvirtuar el mensaje que se quiere difundir.

En lo referente al mensaje,  aquí también existen ciertos cambios. Las personas ya están cansadas del contenido intrusivo o del mero entretenimiento. La exigencia que se le plantea a las marcas es que deben dominar el arte de contar historias. Ahora lo que se busca es un vínculo mucho más emocional y participativo con las personas. No solo hablar de las bondades del producto en sí, sino saber desarrollar contenidos que vayan más allá del producto y consigan entrar en el ámbito de las emociones, en el cual el vínculo con el consumidor es más fuerte y duradero. Se trata de ofrecer un contenido enfocado hacia la emoción en vez de un contenido enfocado en los valores del producto.

Una línea que  viene cogiendo fuerza es la gamificación. Considerando que el juego es algo consustancial al ser humano, el marketing digital se hace eco de esta característica lúdica y la incorpora a los contenidos, en los cuales se produce un gran índice de participación.

La gran cantidad de dispositivos tecnológicos, ofrece una enorme capacidad de estar conectado en cualquier momento. Lo que significa que la empresas han de estar “allways on” ya que en cualquier momento del día y en cualquier día del año, deben estar preparadas para la creación y gestión tanto de contenido de la propia marca, como para poder ayudar al cliente en cualquiera de sus dudas o necesidades. Es una de las condiciones de la comunicación en tiempo real.

Como mencionamos anteriormente, la evolución que se está sucediendo en internet y más concretamente en Redes Sociales, debido a la aparición de nuevas plataformas está inclinando la balanza hacia contenidos más visuales. Solo nos hace falta pensar en plataformas como Instagram, Pinterest, Vine, etc. y la aceptación que están teniendo en la sociedad. Tampoco debemos dejar de lado la evolución tecnológica, ya que los nuevos sistemas de conexión por fibra y el 4G facilitan mucho el poder compartir de una manera más rápida este tipo de contenidos

Pero frente a todo este sistema global de contenidos, las estrategias que ahora más eficaces resultan, no van ligadas a la generalidad de los contenidos, sino que apuntan de una manera más refinada hacia un contenido personal en el cual las personas se sienten reconocidas y no vistas como meros números.

El E-Commerce, se presenta como una forma diferente de consumo asociada al mundo digital. Esta forma de consumo plantea distintos escenarios a los que estábamos habituados. Es un sector que está fuertemente consolidado y que cada día adquiere más peso en la sociedad. En concreto el sector de la moda es dentro del E-commerce uno de los escenarios más sólidos, que empuja al establecimiento de esta forma de consumo.

Al existir una gran variedad de dispositivos como el Smartphone, la Tablet, el ordenador o incluso la Tv conectada, las personas tienen en sus manos un mayor número de posibilidades para realizar sus compras por internet, y originando un cambio estructural en los ámbitos de compra.

Toda esta cantidad de dispositivos nos lleva es a ver de una forma más difuminada la separación o incluso a no diferenciar entre el mundo online y offline. Teniendo a su vez como consecuencia que las personas busquen una mayor presencia digital en las tiendas físicas, lo cual mejora directamente la imagen de la marca. Además de esta mejora,  se viene observando que se puede también alcanzar al cliente tipo “no comprador” mediante diferentes tácticas como pueden ser las promociones o los descuentos en las entradas y billetes como motor de compra.

Esta tendencia se puede ver también en las Redes Sociales, ya que son  muchas veces usadas para realizar las compras. Destaca Facebook en la primera posición, seguidos por YouTube, como principales referentes.

Estas son algunas de las tendencias de marketing que se pueden ver en este 2014 y que probablemente continúen evolucionando en el próximo año.

¿Sabes de alguna tendencia más?

Fuentes: www.iabspain.net