La mayoría de las empresas no funcionan intencionalmente en forma aislada del resto de la sociedad. En lugar de ello, las agencias de marketing trabajan desarrollando acciones que muestren a cada empresa involucrada en el entorno que le rodea, como parte de la sociedad.

La comercialización a menudo funciona como la cara pública de una organización. Sin embargo, cuando surgen problemas con sus consumidores y clientes, una estrategia basada en el marketing responsable de una organización puede ayudar a saber cómo actuar atendiendo las necesidades de los ciudadanos, más allá de su función como clientes.

En los últimos años, el número y la variedad de cuestiones planteadas por los consumidores ha aumentado. Una de las razones para el aumento es la creciente percepción de que las organizaciones no son sólo vendedoras de productos, sino que también tienen el deber de ser más socialmente responsables, tanto sobre sus propias acciones como más sensibles al preocuparse y abordar los temas que mueven a la sociedad.

Marketing responsable, ¿qué es en realidad?

Ser socialmente responsable significa que determinada organización se preocupa por las personas y el medio ambiente en el que se desarrollan sus negocios. Asimismo, desde su agencia de marketing, se aboga por comunicar esos valores que definen a la empresa, asegurando el cumplimiento por parte de todos sus miembros, desde empleados, a socios comerciales y a aquellos que ayudan a que la empresa distribuya y venda sus productos a otros clientes.

Además de asegurar la existencia de estos valores dentro de la organización y sus socios de negocios, la responsabilidad social también puede manifestarse en apoyo de causas comunes que ayudan a personas determinadas. Por ejemplo, los vendedores pueden patrocinar eventos de caridad o producir publicidad por una causa relacionada.

Las empresas que llevan a cabo un programa de marketing responsable deben tener en cuenta que estos esfuerzos no se traducen automáticamente en un aumento de los ingresos o incluso una imagen pública mejorada. Sin embargo, las organizaciones que presentan consistentemente tendencias socialmente responsables pueden eventualmente obtener una sólida reputación que podría pagar dividendos en forma de aumento de la lealtad del cliente.

El marketing es un aspecto importante de cualquier negocio que asegura que sus clientes son conscientes de sus productos y servicios y su marca. Comunicar su historia con eficacia es la clave para la comercialización efectiva.

Sin embargo, con el uso del marketing responsable, una empresa hablará a su público de sus iniciativas sociales y ambientales, integrándolo en su plan de marketing para mejorar la imagen de su marca y atraer clientes a sus productos y servicios.

No obstante, es importante contar con el asesoramiento de agencias de marketing especializadas en enfocar y comunicar la responsabilidad social de cualquier organización.

De hecho, la aplicación errónea de una estrategia de marketing responsable puede llevar a decisiones desafortunadas. Un ejemplo se produce cuando una empresa gasta más recursos en la publicidad para difundir sus acciones de sostenibilidad que la inversión realizada en la puesta en marcha de sus programas de protección medioambiental.

Otros ejemplos incluyen afirmaciones vagas y sin sentido de productos como “ecológicos” que no se explican, o afirmaciones que no están respaldados con estudios o certificaciones que avalen esa cualidad.

Beneficios de practicar un marketing responsable

Muchas empresas incorporan planes de marketing responsable en su estrategia empresarial. Pero sólo unos pocos saben que el beneficio más grande de su incorporación es destacar sobre la competencia.

Una agencia de marketing, sin lugar a dudas, proveerá a esa organización de datos, cifras e información concisa y veraz del porqué el marketing social puede ser beneficioso para su empresa o negocio.

  • Una reivindicación de diferenciación significativa. Una diferenciación exitosa comienza con la identificación de un beneficio para el consumidor relevante que crea la preferencia de marca y su lealtad hacia ella. De hecho, numerosos estudios indican que el cliente cambia de una marca a otra (con precio y calidad en igualdad de condiciones) si la segunda marca se asocia con una buena causa.
  • El marketing social construye percepciones positivas con los proveedores de la empresa, distribuidores y consumidores finales.
  • Facilidad de acceso a la mayoría de marcas, independientemente de la oferta de productos. El beneficio del marketing responsable se mueve lejos de las características funcionales del producto que se ofrece.
  • Una estrategia de marketing económica de implementar. No se necesita una gran cantidad de recursos económicos para crear un impacto positivo. Una pequeña donación a una escuela local, apoyo logístico y humano para una causa local será la primera piedra hacia la creación de asociaciones positivas para tu marca.
  • Gran generador de contenido. Se ha dicho que el contenido de calidad es la nueva publicidad. Desde que la responsabilidad social de las empresas se presenta como una estrategia más dentro del plan de marketing de una empresa, las oportunidades de generar contenido único son infinitas reforzando la imagen de la marca.
  • El aumento de la lealtad de los empleados. Los profesionales de recursos humanos saben lo difícil que puede ser atraer y mantener a los empleados con talento. De hecho, estudios recientes ratifican que un gran porcentaje de empleados quieren trabajar para una empresa que aporta a la sociedad.