En una campaña de marketing para una empresa o marca, el target es sumamente importante porque indicará el tipo de personas al que va dirigido un producto y/o servicio. En pocas palabras, el target es el conjunto o público que será el futuro consumidor del artículo que se quiere promocionar. Dentro del campo empresarial y del marketing para empresas, su correcta definición es esencial para su éxito. De hecho, casi todas las personas han escuchado en algún momento la frase “Dirígete a tu target” o “Piensa en el tipo de target al que quieres llegar”.

Cómo definir el target en el plan de marketing de una empresa?

Antes de vender se debe saber a quién hacerlo. Para poder clasificar correctamente el segmento al que cada producto está dirigido, es importante realizar un listado para conocer el tipo de personas al que se quiere “seducir”. Gracias a la definición del target dentro de nuestro plan de marketing, evitaremos dirigir nuestras acciones a todo el mundo, una misión imposible.

Una de las primeras preguntas que se debe hacer al planificar el marketing de cada empresa es el sexo al que está dirigido el producto o servicio. En muchos casos, puede que sea para ambos pero, ¿qué ocurre si es una marca de ropa interior masculina o femenina, por ejemplo? Por supuesto que estará dirigida para un solo género. Si la intención es destinar todos los esfuerzos a un único público, hay que adaptar la estrategia todo lo posible para que no existan dudas.

La edad, un aspecto clave en la definición del target

Si bien no hay una escala o regla exacta que indique la edad, se puede generalizar y organizar por determinados rangos como:

• Niños (de 0-14 años),
• Adolescentes (15-19 años)
• Jóvenes (20-29 años)
• Adultos (30-40 años)
• Adultos B (41-59 años)
• Ancianos (60 o más)

En el diseño de una estrategia de marketing para empresas la edad es un factor esencial para determinar el público al que se venderá el producto. Si es una empresa para niños, seguramente irá dirigida al primer sector, aunque esto no quite que pueda vender a otros sectores o ampliar el rango de ventas.

La idiosincrasia, fundamental para conocer el target

Aunque parezca un aspecto sin importancia, saber de dónde es cada potencial cliente ayuda a vender u ofrecer el servicio. No es lo mismo realizar una campaña para el público español que hacer una para el target japonés. Sin duda, cada país tiene una cultura y costumbres distintas, por lo que reaccionará de manera diferente ante un mismo estímulo.

La profesión de los potenciales clientes

Cuanto más segmentado sea el estudio realizado, más fácil será la venta.

En el marketing para empresas resulta muy útil segmentar según la posición social. El estatus económico nos ayudará a fijar las características de nuevo target.

La micro segmentación, el gran truco

Una vez que se tenga el global, hay que intentar pensar en una persona e imaginar qué es lo que le hace falta, le puede interesar o la mejor manera de lograr su interés. Al microsegmentar, se puede experimentar la venta con un individuo que represente el global de todos.

Target online

El marketing para empresas online no cambia, adaptando los preceptos del marketing tradicional a Internet. Por tanto, la estrategia para definir el target es la misma que offline pero adecuada a la web.

Lo mejor que se puede hacer para conocer el público objetivo es realizar informes basándose en estadísticas que brindan las consultoras online.

En este contexto, los blogs y redes sociales también pueden ser de gran ayuda para formar una comunidad y conocer más al consumidor o internauta que visita y participa en estas plataformas.

Definir el target, vital para el éxito de un plan de marketing

Tener un perfil del potencial cliente es fundamental para lograr el éxito. Este resultado es clave para lograr tres beneficios básicos:

Ahorro de tiempo al buscar la forma correcta de promocionar el artículo.
Ahorro de costo al conocer lo que interesa.
Desarrollo de una oferta basada en los intereses del target definido.