El marketing no convencional (BTL como acrónimo de below the line) es una técnica de marketing consistente en el empleo de formas de comunicación no masivas dirigidas a segmentos específicos y utilizando soportes diferentes a los habituales.

Se caracteriza por el empleo de altas dosis de creatividad, sorpresa y sentido de la oportunidad, creándose novedosos canales para la promoción de productos y  servicios.

Emplea medios tales como el merchandising, eventos, mecenazgo, medios de difusión no convencionales, promociones, marketing directo y redes sociales, entre otros.

Suele ser el complemento de campañas en medios de comunicación masivos o tradicionales, denominadas «sobre la línea» (traducción literal de above the line, también conocido como ATL).

Las acciones de marketing no convencional hacen más medible la efectividad de la publicidad pues la reacción al impacto suele ser más inmediata.