Cuanto más simple sea la comunicación a una mayor porción de nuestro target estaremos llegando. Esa simplicidad nos permitirá diferenciarnos de nuestra competencia y que nuestro mensaje tenga un mayor recorrido antes de quedarse “pasado de moda”.

El principal problema de la simplicidad es que requiere mayores recursos creativos y muchas más horas de trabajo. Se trata de ir quitando todo lo accesorio, lo que no aporta en una idea hasta llegar a la esencia y mostrar esta tal cual. Pero muchas veces nos encontraremos que al quitar habremos mutilado y deberemos volver a empezar, en otra ocasiones llegaremos a la simplicidad y nos daremos cuenta que el resultado no aporta nada o alguien ya ha utilizado esa misma idea, y vuelta a empezar.

Seguro que recordáis el “Hola soy Edu, Feliz Navidad”.

Nada más sencillo que el que una marca te feliciten la Navidad en Navidad, y sin embargo en 1997 se convirtió en un gran éxito publicitario, siendo el primer viral masivo a través del móvil. De la marca Airtel, quizás muchos no os acordéis porque cambió de nombre a Vodafone.