Parece asumido que la marca es, o así debería de ser, uno de los aspectos más importantes para una empresa. En una economía cada día más globalizada, donde los productos o servicios que ofrecemos son o lo serán muy pronto idénticos a los de nuestros competidores, nuestra marca es el principal elemento de diferenciación y cobra una mayor relevancia a la hora de conseguir el cada vez más importante y difícil de conseguir posicionamiento de marca.

En la mayoría de los casos cuando una compañía compra a otra, no compra su tecnología ni su modelo productivo, sino que lo que realmente está comprando es su imagen de marca.De ahí la relevancia de todas las técnicas que nos llevan a definir el nombre que nos haga diferentes del resto, y a la vez nos defina e identifique en los próximos decenios: el naming.

Un producto o servicio sin nombre no existe, porque inmediatamente a su existencia le será asignada una caracterización.Sin embargo existen infinidad de marcas sin productos ¿Recordáis los gamusinos?

La escuela de negocios IEBS ha planteado recientemente dentro del módulo de SEO el posicionamiento en internet del término grumos ciclotónicos, lo cual en principio no debería resultar difícil ya que es un término que no existe. No tiene competencia, y si se repite varias veces, hasta suena bien, podría ser asociado con electrónica, pero también con cocina de vanguardia, e incluso con una sesión de spa.

A principios del siglo XX cada producto era nuevo, diferente a los demás y el nombre en aquellos momentos no era tan importante a la hora de conseguir el liderazgo, pero ¿cuánto valen hoy nombres que ya eran lideres en Estados Unidos en 1925 como Coca Cola, Kellogg´s, Kodak, Gillette, Lipton o Colgate?

Quizás los grumos ciclotónicos lleguen a tener ese posicionamiento dentro de un siglo.