El futuro del Marketing es el Crowdsourcing: Dentro de diez años el marketing será completamente distinto a como lo conocemos hoy en día, y los ganadores serán aquellos que hayan apostado e invertido en sus consumidores y clientes.

En la década pasada, más que en las cinco décadas anteriores juntas, ha cambiado cómo la gente se comunica  y cómo el marketing se comunican con las personas. Hace tan solo diez años los expertos en marketing eran capaces de controlar  una gran cantidad de la comunicación que los consumidores visualizaban de las marcas. La información que los consumidores obtenían era todavía de unas dimensiones manejables, por lo que era posible lograr una correcta estrategia de comunicación y de penetración basada en los medios de comunicación.

Hoy en día la cantidad y velocidad de la información y de la innovación están mostrando que las estrategias de marketing y fórmulas utilizadas en las últimas décadas se vuelven obsoletas e ineficaces.[quote align=”right” color=”#999999″]Cada dos días producimos más información que la que había sido producida desde el origen de la civilización hasta 2003 – Eric Schmidt, CEO of Google.[/quote]

En el futuro la información no se reducirá, sino que experimentará un crecimiento exponencial, de ahí que la innovación, la experimentación y la creación son aspectos fundamentales del marketing y de los expertos en comunicación. Ellos tendrán que tomar las decisiones que hagan posible atraer consumidores y clientes en un medio saturado de productos, mensajes y ruido.

Las marcas tienen dos opciones distintas para afrontar el futuro: contratar ejércitos de empleados y agencias para tratar de mantener el ritmo, o hallar nuevas formas de colaboración con los consumidores de una manera mucho más profunda en todo el proceso del marketing y de la comunicación.

Para aquellas marcas que no quieran quedarse al margen, la elección es clara: necesitan establecer lazos más cercanos con los consumidores, quienes pueden informar, idear e influir enormemente en el desarrollo de la marca.

Muchas de las tradicionales definiciones del crowdsourcing (tercerización masiva o subcontratación voluntaria en español) limitaban la idea a una petición de una buena idea, una ejecución creativa o la presentación del producto. Aunque éstas son buenos usos del crowdsourcing, uno más natural, persuasivo y en continuo desarrollo empieza a convertir en la clave que lo convertirá en un uso fundamental de todas las marcas y empresas.

Mientras la tecnología siga facilitando cada vez más el establecimiento de una conexión estable entre las marcas y los consumidores, las marcas continuarán creando y poniendo en curso canales directos de comunicación que permitan este tipo de comunicación. Estos canales consistirán en aquellos consumidores que formarán una relación casi simbiótica con la empresa en casi todos los aspectos que la marca realice. Por otra parte las comunicaciones continuarán su transformación desde campañas trimestrales o cuatrimestrales hacia campañas de comunicación semanales, o incluso diarias, en las que la comunicación directa con los consumidores será fundamental.

Una vez que nuevos productos y contenidos son creados las marcas utilizarán el crowdsourcing para difundirlo y obtener notoriedad. Al ser partícipes en el proceso de creación y de evolución de las marcas, así como de sus productos y del marketing, estos grupos de consumidores dispuestos a colaborar y difundir los mensajes acerca de la marca  estarán más dispuestos e interesados en la difusión de la información y a contárselo a otras personas.

Claves de la alianza marca – consumidores:

  1. Flexibilidad. Las marcas necesitan ser capaces de participar a tiempo real con los consumidores sin preocupación alguna por la contratación, el desgaste o la falta de respuesta. En muchos de los enfoques actuales tienen un desgaste demasiado alto, principalmente como consecuencia de que casi ninguna marca tiene suficiente contenido, premios y actividades para mantener a los consumidores comprometidos.
  2. Reclutamiento. Para lograr el máximo impacto las marcas necesitan identificar fácilmente grupos de consumidores que concuerden con sus patrones o requisitos demográficos y de comportamiento, tienen que entender cómo la gente ha colaborado, ayudado en el pasado, y deben ser capaces de redirigir u orientar aquellos que han sido de gran utilidad.
  3. Recompensa. Para construir relaciones de larga duración, las marcas deben reconocer las contribuciones de sus grupos de colaboradores y encontrar las fórmulas de recompensar y reforzar estas conductas.
  4. Volumen. A pesar de tener un grupo de cientos de consumidores que potencialmente pueden ayudar a las marcas a mantener el pulso con algunas tendencias, estos miembros no son suficientes para atacar diferentes segmentos o conseguir grandes expectativas.
  5. Medición. Conocer el impacto que estas prácticas ha tenido en el conocimiento e influencia en las decisiones de compra puede ser difícil, pero en ningún caso imposible.